Latijns-Amerika magazine.
 

Día de los muertos en Cuyocuyo

08-11-2019 door Uriel Montúfar

En el mundo andino la muerte no es el fin de la vida, sino es parte de ella, se podría decir que la muerte es como un viaje a otra dimensión de la vida. Es por eso que en los andes prehispánicos los muertos tenían permanente atención y una estrecha relación con sus familiares y la comunidad, a la llegada de los conquistadores, esta práctica se sincretizo con las nuevas creencias y se introdujo el día de todos los santos y el día de los muertos como la fecha del culto a los ancestros.

Es 01 de noviembre el sol inicia su viaje por el firmamento, en la comunidad de Ura Ayllu (distrito de Cuyocuyo, Puno, Perú) la familia Dueñas inicia los preparativos para celebrar el primer día de los muertos desde el fallecimiento del señor Santos Dueñas Ccoarite, para esta celebración se elaborará el Mast´ay (que significa tender) que es una suerte de altar (también le llaman Tombola), los dos siguientes años se edificara un altar más pequeño (se celebra los tres primeros años).

La casa del difunto está llena de familiares, compadres, ahijados y demás miembros de la comunidad, las mujeres cocinan y los hombres construyen la cabeza del Mast´ay sobre un tronco de eucalipto de alrededor de 7 metros, esta cabeza tiene forma de campana adornada por frutas y tocado por una cruz (si la difunta fuera mujer el tocado seria en forma de media luna), posteriormente llevan en procesión el Mast´ay hasta la tumba del difunto (las almas llegan a partir del mediodía del 01 de noviembre al mediodía del 02 de noviembre), sobre la tumba colocan pan y diferentes productos que le gustaban al difunto y los reparten a los que rezan por su alma.

El 02 de noviembre en la puerta de la iglesia de la comunidad inicia a armar el cuerpo del Mast´ay para ello usan cañas de azúcar y sogas, lo adornan con tantawawas (pan con forma de bebe), fruta, botellas de gaseosas, collares de galletas, panetones y demás productos, el mediodía es inminente y los familiares y comuneros con mucho trabajo ponen el pie el Mast´ay dicen que el Ajayu
(espíritu) del finado retorna a esta tierra.

La fiesta inicia, comparten hojas de coca, cervezas, la música suena, la danza es infaltable, posteriormente a la fiesta volverán con el Mast´ay a la casa del difunto y se repartirán todo lo que contiene, es una representación de lo efímero de la vida, pues un día devolveremos la energía que nos dio la Pachamama.

Agradecimiento:

  • Jerry Calcina
  • Familia Dueñas
  • Comunidad Ura Ayllu
reageren